¿CÓMO DEBO CUIDAR MI PIEL FRENTE AL SOL?

La exposición al sol aumenta las arrugas. En la piel expuesta al sol el daño es mucho más prematuro: ésta se engruesa, le salen manchas, arrugas y surcos más profundos. En rostro y cuello es donde más se notan los efectos del sol por la que es importante usar productos con factores de protección solar contra los rayos UVA y UVB que controlen la consecuente aparición de arrugas en la piel como el spray bronceador Vanilla Sun, con SPF 30, de tacto seco que no deja rastros en la piel.

                                    

 

¿COMO CONSIGO UN TONO MORENO UNIFORME Y DURADERO?

Recuerda que para obtener una piel bronceada uniforme y por mucho más tiempo, lo primero es tener una piel en perfecto estado e hidratada. Por lo que no olvides darte una vuelta por el punto cuidado facial diario y empieces a tomar nota!

Si lo que queremos es una piel dorada sin manchas y con un tono uniforme lo recomendable es utilizar que contengan extractos y aceites de zanahoria que darán un tono uniforme a la piel ya que aumentan la producción de melanina como los aceites solares de Homo Naturals que vienen en dos presentaciones Vanilla Sun o Minty Sun.

                                      

Si buscas potenciar el efecto del sol, encuentra productos solares con betacaroteno que ayudan a pigmentar la piel y que junto a una exposición moderada al sol logran un bronceado mucho más rápido y duradero.

 

¿QUE DEBO HACER DESPUES DEL SOL?

Manten el aceite broceador en tu cuerpo y deja que el bronceado se intensifique durante seis horas; luego toma un baño para retirarte el aceite bronceador. Aplícate un gel hidratante mientras que tu piel esté húmeda  para que el bronceado luzca más oscuro y dure más tiempo. Recomendamos el Youth Blend Gel para calmar y regenerar tu piel luego de la exposición al sol.