PIEL GRASA O SECA

El primer paso para cuidar tu piel es conocerla. Saber si es seca, grasa o mixta te permitirá tratarla de forma adecuada y conservarla durante años sana y a salvo de las agresiones de la vida actual.

¿CÓMO IDENTIFICARLA?

Es seca si… Está tirante, opaca, áspera, quebradiza, los poros son diminutos y presenta arrugas y descamaciones.

Es grasa si… Tiene brillo y un tacto aceitoso, poros dilatados, granitos y/o puntos negros especialmente en las aletas de la nariz, textura resbaladiza o áspera.

Es mixta si… Presenta zonas de piel seca y grasa, especialmente si esta última se concentra en la frente, nariz y barbilla (zona T)

PIEL NORMAL

La piel normal es probablemente la más fácil de tratar, ya que no necesita cuidados especiales. Este tipo de piel presenta una textura regular y no tiene imperfecciones. Además, tiene un aspecto suave y limpio sin necesidad de hacer nada.

La piel con poros pequeños, buen riego sanguíneo y un color rosado es una piel normal o eudérmica. Debemos tener cuidado con factores exógenos y endógenos que pueden cambiar nuestro tipo de piel.

PIEL SECA

Si sentimos la piel tirante y rígida, que se pela o se escama y que tiene un aspecto apagado, estamos ante una piel seca. Suele tener manchas y en ocasiones parece más vieja de lo que realmente es, además de que se ve muy afectada por los cambios climáticos.

La prueba de la servilleta de papel también sirve: si no ves rastro de grasa y aparte tienes los síntomas anteriores, tu piel es seca. La piel seca necesita un especial énfasis en la hidratación natural. Recoemndamos nuestra crema regenerante Youth Blend Crema, especial para pieles normales o secas que requieren de mayor hidratación.

PIEL MIXTA

La piel mixta es una piel que tiene la zona T grasa -preferentemente- y el resto del rostro seco o normal -en general las mejillas-.

Si queremos diferenciar si tenemos la piel grasa o mixta, el papel que utilicemos marcará una T si tenemos la piel mixta, mientras que tendrá grasa en todos lados si la piel es grasa.

PIEL GRASA

Una piel grasa desprende grasa y es brillante, especialmente en la llamada zona T (frente, mentón y nariz). Presenta poros abiertos, imperfecciones y da un aspecto de estar sucia. El mayor problema de este tipo de piel son los granos y puntos negros.

Una piel grasa debe exfoliarse a menudo para evitar la suciedad, y la limpieza de la misma con productos naturales astringentes es fundamental. Para controlarla es mejor utilizar nuestra Youth Blend Gel.