La importancia de la limpieza facial

Ya hemos comentado en algún otro artículo que para cuidar bien la piel de nuestro rostro, el primer paso es prestar mucha atención a los productos de limpieza facial.

La piel de nuestra cara es en promedio 5 veces más fina que la de nuestro cuerpo. Eso implica que hay que tratarla con especial atención.

Además la piel de nuestra cara es la única parte de todo el cuerpo que está siempre descubierta, lo que implica que está siempre expuesta a la polución, radiación solar, y demás radicales libres que tanto nos hacen envejecer.

Por eso es muy importante una buena limpieza facial siempre antes de aplicar nuestra crema hidratante. Sino limpiamos bien nuestro rostro antes de aplicar una crema, lo que haremos será mezclar toda esa suciedad y polución con la crema hidratante. Sobretodo si vives en una zona urbana o gran ciudad con niveles de contaminación elevados.

Nuestro organismo va expulsando además toxinas a través de la transpiración de nuestra piel, y si no la lavamos antes de usar una crema facial, lo que haremos será reintroducir esas toxinas de nuevo.

Sin embargo, no podemos usar un producto cualquiera para una realizar una buena limpieza facial. Debido a que la piel de nuestra cara es cinco veces más fina que la de nuestro cuerpo, y al ser la única parte del cuerpo que está siempre expuesta a agentes externos, es muy importante que la limpieza sea lo más respetuosa posible, independientemente del tipo de piel que tengas (grasa, seca...).

Hablaremos en otros artículos de la limpieza facial según el tipo de piel que tengas, pero en cualquier caso nosotros siempre recomendamos usar en tu rostro un limpiador facial que :

  1. Esté formulado sin sulfatos: los sulfatos son el ingrediente que actúa de detergente, es decir, que tienen la capacidad de arrastrar la suciedad de nuestra piel o de cualquier otra superficie. Sin embargo, los sulfatos no deberían usarse en productos de limpieza facial, ya que los sulfatos pueden resultar demasiado agresivos para la piel de nuestra cara.
  2. Tenga un pH 5.5: es decir, que tenga el mismo pH que nuestra piel. Si usamos un limpiador con un pH muy elevado, destruiremos nuestra capa hidrolipídica o manto ácido, que nuestra capa de protección natural. Es una capa que no vemos pero que está ahí y es muy importante no desequilibrarla para mantener nuestra piel sana.

Si además tu limpiador facial contiene ingredientes dermoprotectores (como Aloe Vera, Manzanilla u otros extractos de plantas calmantes...), mucho mejor.

Nosotros recomendamos nuestro Extra Gent's, que es un limpiador facial específico para hombres. Está formulado sin sulfatos, tiene pH 5.5 y está certificado bio / ecológico. Es por supuesto un limpiador facial 100% natural y formuado sólo con extractos de plantas. Además por su aromaterapia de cítricos huele muy rico y es muy detox.

Incluso es genial para afeitarse, ya que su textura cremosa ablanda el pelo de nuestra barba mucho mejor que una espuma convencional.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado