Consejos para tener una buena higiene íntima

Actualmente en los países occidentales la higiene íntima se basa principalmente en usar papel higiénico después de ir al WC. Sin embargo en otras culturas, este "lavado en seco" (por decirlo de alguna manera, porque no es en absoluto ningún lavado) no está bien visto, ya que la zona íntima se lava también con agua después de cada deposición.

Si lo analizamos bien, usar sólo papel higiénico después de realizar nuestras necesidades no es precisamente lo más higiénico, ya que el papel WC no limpia, tan solo quita la parte más importante de los restos de heces, pero sigue quedando una parte y no es higiénico que esos restos (aunque no se vean) queden ahí, por la cantidad de bacterias que contienen, además del mal olor que generan.

No hay nada peor que tener una cita con alguien y que aparezcan malos olores indeseados en zonas íntimas. Incluso, si tienes pareja estable, no dejes que esos malos olores causen mal efecto en tu pareja. Por lo que nuestra recomendación, sería siempre un lavado después de cada deposición.

Si estás en casa, es ideal realizar el lavado intimo en un bidet, pero si no tienes bidet, puedes hacer el lavado de la zona íntima en tu ducha o bañera de una forma rápida. Hoy en día están apareciendo también tazas de WC con un chorro incorporado que también puedes usar. Pero si no tienes ese chorro o una ducha accesoria en tu taza de water, no pasa absolutamente nada. Puedes lavar tu zona íntima en el bide o en la ducha.

Los consejos para una buena higiene íntima serían:

  1. Humedecerse la zona íntima con agua, ya sea en el bidé, en la ducha convencional o si tienes una ducha supletoria al lado del WC, también.
  2. Aplicar un gel de higiene íntima o jabón íntimo con el pH adaptado a la zona íntima masculina. Esto es muy importante, ya que los hombres en la zona íntima tenemos un pH distinto a las mujeres, como hemos explicado en otros artículos.
  3. Frotar bien para retirar la suciedad y aclarar con abundante agua para retirar el jabón íntimo. El frotado deber realizarse con cuidado para evitar posibles lesiones en el pene o testículos de forma indeseada. A ser posible usa un jabón íntimo sin sulfatos sin sulfatos para que sea más respetuoso y evitar posibles irritaciones en la piel, más aún si se lava con frecuencia.
  4. Secar bien con una toalla antes de ponerse la ropa interior, para evitar que queden restos de humedad y evitar así la aparición de hongos.

Una buena higiene íntima después de cada deposición te permitirá por una parte ahorrar en papel higiénico, evitar malos olores en la zona íntima, y prevenir así problemas de las bacterias procedentes de las heces que puedan quedar en contacto con nuestra piel.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado